Francisco J. Díaz Quintana

Psicólogo Sanitario, Infantil-juvenil y Jurídico
Publicado en La Voz Del Sur: Sábado, 15 Julio 2017

Nota Previa: Tras unos merecidos días de descanso, y el necesario tiempo invertido en recuperar la actividad diaria, retomamos la publicación de artículos en nuestro (vuestro) blog, con varios artículos ya publicados en La Voz del Sur, que irán apareciendo durante esta semana y la que viene. ¡Esperamos vuestros comentarios!

Pues mira, Fran, quiero que me veas al niño. Sí, se llama José Antonio, tiene 13 años, que me los cumplió el mes de abril. Es muy buen niño, ¿eh? No vayas a confundirte. Vamos, siempre fue un niño estupendo, que él siempre se ha portado muy bien y ha sido… vamos, ¡lo que se dice un niño ejemplar! Que no lo digo yo, ¿eh? Que te lo puede decir cualquiera de la familia o cualquiera que lo viera dos minutos, se veía de lejos que era un niño bueno-bueno, de esos que no dan que hacer. A mí me lo decían mis amigas, “Charo, hay que ver el niño que ni se nota”. To el día el niño pegao a mi falda, era un poco pesaito, la verdad, pero es que no se hallaba sin mí.

Fuente: http://tuadolescente.com

¿Que qué le pasa ahora? Pues que está irreconosible. Así te lo digo. Mu contestón… ha echao el culo pa atrá con los estudios de una manera impresionante, él que siempre ha sido un niño de 10, bueno, de muchos 9, y como mucho algún 7 en… tú sabe, religión, gimnasia… en alguna de esas, y ahora, ¡es que me está cateando incluso! Yo no sé qué le ha pasao, deben ser los amigos, sobre to hay dos o tres que es que pasan de to, y se está juntando mucho con ellos…

Yo es que veo a mi Jose que es como si pasara de to. Y mira que yo no lo he dejao ni un momento, ¿eh? Que yo me he preocupao de sus estudios desde chico. Todas las tardes me pongo con él a estudiar, y hasta que no se lo sabe no se levanta. Pero ahora es que no puedo con él. Flojeando toda la tarde, no hay quien le quite los ojos del móvil… el niño está como empanao, ¿sabes? No apunta las cosas, se le olvida la tarea… tengo que estar todas las tardes preguntando por el guasa de los padres si hay sociales, o matemáticas, o lo que sea. Mira, aquí en el pen tengo los ejercicios de inglés que han puesto en la pizarra, pa imprimirlos ahora cuando salga. Me los ha mandao la madre de Ainhoa, que le echó una foto. Mu buena chiquilla y su madre también.

Pa esta semana tenemos dos controles, uno de sociales y otro de francés. El de sociales se lo sabe más o menos bien, aunque hoy se lo voy a preguntar un par de veces más pa quedarme tranquila. Pero el de francés… ¡si no me encuentro en el Mercadona a la madre de Álvaro es que ni me entero! ¿sabes? Y luego se lo digo y me dice, “¡yoquejé, yoquejé, omá!” y de ahí no sale. Yo la verdad de francés no tenía ni idea, pero pa enterarme me apunté a una academia y a un curso por interné, porque es que, como no me ponga yo con él, no me aprueba.

Yo con el interné me apaño cada vez mejor. Al principio no tenía ni idea, pero desde que a mi José Antonio le mandan trabajos de estos de “busca tal o cual cosa en internet y haz un resumen” le he cogido el tranquillo. Hay una página que está to lo que tú quiera. Se llama “Wikipedia”, y es un bastinaso. Hay de to. Pero vamo, si no me gusta lo que hay, po me tiro pal Google y ya está. El Google está mejor pa imágenes. El otro día sacamos el mapa de los ríos de Europa, estaba ya hecho, solo tuve que imprimírselo en la impresora del trabajo, lo llevó a lo justo, pero el maestro le dijo que estaba mu bien.

Po lo que te decía, que el niño está cada vez más flojo. Yo no sé si es la edad… o son los amigo… deben ser los amigo, porque a veces me da unas contestaciones que no son propia de él. ¿Que qué me dice? Sobre to me dice “qué pessá, qué pessá, que me deje, que me deje…” Vamo, que lo deje, dice. Pero ¿cómo lo voy a dejar? ¿Si en cuanto lo dejo una mijita coge el niño y me catea?

Ah, y lo de las noches. Que dice que se despierta y no puede dormirse. Yo no sé qué paranoya se le mete en el coco que le entra mucho miedo y dice que no lo soporta. ¿O no me dice el otro día que tenía gana de matarse? Eso es pa llamar la atención, ¿a que sí? En verdá lo que él quiere es que yo me meta en su cama, que a veces termino haciéndolo, como he hecho toa la vida, hasta el invierno pasao que se lo quité porque ya me parecía mayorcito pa que tuviera que dormirse conmigo.

En fin. Que yo creo que el niño tiene algo en la cabeza, yo te lo traigo cuando tú me diga, a ver si me lo mira y se lo puedes quitar. Porque tú ere médico de los nervio, ¿verdad?